LA SANACIÓN A TRAVÉS DEL ARTE UN PROCESO CREATIVO

COMPARTAN CON SUS AMISTADES!!

La arteterapia es una forma de psicoterapia que se basa en la expresión individual mediante las artes plásticas. Forma parte de la llamada terapia artística o terapia del arte, que engloba otras ramas similares, como la musicoterapia, la escritura catártica, el psicodrama, etc.


Dicho de otro modo, podemos llamar arteterapia a cualquier actividad relacionada con las artes plásticas que tenga como objetivo promover un proceso de expresión y sanación emocional o psíquica. La pintura, la escultura, el collage y la creación de obras audiovisuales son algunas de sus herramientas principales.
La arteterapia responde a los principios freudianos de la psicodinámica. Es decir, implica que mediante la creatividad libre pueden sacarse a la luz ciertos contenidos conflictivos del subconsciente. Veremos más adelante cómo a partir de esta teoría, la resignificación a partir del arte también puede ayudar a reelaborar positivamente los traumas del pasado.

¿Cuándo surgió la Arte terapia?

Cuando la corriente psicodinámica hizo confluencia con las vanguardias artísticas del siglo pasado -que estaban muy influidas a su vez por las nuevas teorías psicológicas de la personalidad- la expresión artística comenzó a verse como algo que no sólo respondía a criterios estéticos o formales, sino como algo que proyectaba fielmente el mundo interior del artista. Durante este periodo, muchos creadores comenzaron a analizar sus obras y las de sus colegas en términos del ello, el yo y el superyó, y también los críticos se subieron a ese barco. Poco a poco, el discurso freudiano fue permeando hasta volverse muy cotidiano en el gremio artístico.
Sin embargo, aunque los antecedentes de la arteterapia están en las elevadas esferas intelectuales y artísticas de las vanguardias y la nueva psicología del subconsciente, ésta no tomó forma sino hasta que fue necesario conjugar los principios del arte y de la psicodinámica en un método práctico que permitiera a gente común y corriente utilizarla como herramienta para alcanzar, recuperar o mejorar su funcionalidad psicosocial.


Luego de la segunda guerra mundial, aunque el mundo estaba volviendo a acomodarse poco a poco, miles de personas estaban lidiando con los estragos físicos, económicos y psicológicos del conflicto bélico, y en muchos casos acudieron a la psicoterapia buscando ayuda y un poco de alivio. Sin embargo, los psicoterapeutas se dieron cuenta rápidamente de que, en muchas ocasiones, estos pacientes habían perdido a tal punto la conexión con la realidad o sus capacidades para comunicar sus pensamientos y sus emociones, que la tradicional sesión de diván y asociación libre no estaba dando grandes resultados o simplemente no podía aplicarse a muchos de los casos.
Este problema los llevó a explorar otras formas en que los pacientes pudieran expresar lo que tenían dentro, y como ya existía el antecedente de toda una comunidad artística haciendo acertadas interpretaciones psicológicas de sus propias obras, lo más lógico fue permitir que también los pacientes utilizaran el arte como un medio terapéutico. Aunque, claro está, de manera completamente desligada de los criterios formales, estéticos y técnicos que conforman la discusión en la que se valida o no un a pieza artística. Retomaremos este punto un poco más adelante, ya que profundizaremos un poco más en la pregunta de si el arteterapia puede considerarse arte como tal.
Como dato histórico, el término “arteterapia” fue acuñado en 1942 por el artista, escritor, educador y veterano de la primera guerra mundial Adrian Keith Graham Hill, quien fue pionero en el uso de la expresión artística con fines de sanación mental. Posteriormente, en 1950, psicoanalistas como Marion Milner (Johanna Field), Margaret Naumberg y Edith Kramer publicaron diversas obras relacionados con el poder terapéutico del arte.

www.lahoradelasalud.com

¿Cuáles son los objetivos de la arteterapia?

Debemos considerar que los objetivos de la arteterapia no son los objetivos del arte en sí misma. En este caso, los canales y la expresión artística se conforman como un medio, no como un fin, exactamente igual que cuando los utilizamos para enseñar habilidades primarias y promover la creatividad de los niños pequeños. En este sentido, no es menos valiosa, sin embargo si hay que poder diferenciar que la meta que se persigue en la creación de cada pieza o en cada sesión es muy distinta.
Ya con esto claro, podemos pasar a una pregunta realmente interesante ¿exactamente que busca provocar en el paciente la arteterapia? y para responderla, será sumamente útil repasar, aunque sea superficialmente, los principios básicos de la teoría psicodinámica de Sigmund Freud.

El consciente y el inconsciente

Según la escuela freudiana, en nuestra mente suceden muchísimas más cosas de las que nos damos cuenta. Es decir, que hay un cúmulo de recuerdos, impulsos y deseos que se encuentran enterrados más allá de la frontera de lo consciente, y que pese a ello, son responsables de muchas de nuestras acciones y actitudes ante la vida.
A este gran universo oculto se le llama “subconsciente” y es en donde generalmente anidan los traumas y las inquietudes más profundas de la personalidad. Entre el subconsciente y la consciencia existe una especie de muralla que es la que evita que los contenidos ocultos se hagan manifiestos en la mente, porque muchos de ellos son conflictivos o dolorosos, y reprimirlos es el mecanismo “natural” para mantener funcional al Yo, sin embargo, el constante desgaste de la energía psíquica que implica esta represión también puede derivar en enfermedades mentales diversas, como las neurosis, la depresión, la bipolaridad, etc.
En algunos momentos específicos, como mientras dormimos, esta barrera de la censura se debilita y algunos de los símbolos del inconsciente se pueden colar en la narrativa onírica, es por ello que en el psicoanálisis la interpretación de los sueños tiene un papel tan importante en la exploración del subconsciente. Los psicoanalistas descubrieron que otra manera muy efectiva de explorar este terreno misterioso es a través de la creatividad espontánea y de la asociación libre, porque cuando el cerebro entra en “modo creador” utiliza recursos tanto de su parte consciente como inconsciente.
En algunas personas, la posibilidad de expresar lo que sienten a través del lenguaje hablado está sensiblemente disminuida, ya sea porque tienen algún retraso madurativo, un daño orgánico o simplemente un bloqueo psíquico tal que les impide siquiera poner en palabras lo que sucede dentro de ellos. Entre otras razones, es por ello que la arteterapia es una de las técnicas terapéuticas más recomendadas en pacientes con traumas o dificultades severas de la personalidad.

¿En qué casos está recomendada la arteterapia?

Dado que la arteterapia permite vislumbrar un reflejo de la psique, está indicada para toda clase de situaciones que incluyen, pero no se limitan a:

Trastornos nerviosos y de la personalidad

Enfermedades degenerativas

Abuso de sustancias y rehabilitación de adicciones

Trastornos alimenticios

Síndrome de estrés post traumático

Problemas del lenguaje

Estrés, depresión y trastornos psicosomáticos

Abuso sexual

Hospitalizaciones prolongadas y tratamientos médicos invasivos

Fobias

Es de suma importancia mencionar que la arteterapia también es una forma para que individuos perfectamente sanos y funcionales encuentren una vía para la expresión y el autoconocimiento, conecten mejor con sus emociones y en general promuevan su desarrollo personal.
colectivo de artistas visuales

www.lahoradelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

× Hola!!